MIEMBROS DE A.C.G. DE LA DIÓCESIS DE CANARIAS

MIEMBROS DE A.C.G. DE LA DIÓCESIS DE CANARIAS

lunes, 6 de octubre de 2014

AGRADECIMIENTO A PAQUI PÉREZ


AGRADECIMIENTO A NUESTRA PAQUI PÉREZ (+10-3-2013):

Aprovecho, para pedir una oración fraternal por nuestra hermana, amiga, y para algunos, madre espiritual, Paqui Pérez. Componente del grupo de Tafira-Arucas, que está pasando una seria enfermedad en el hospital.

Sin duda la gran sencillez de esta mujer, unida a la profunda espiritualidad. Hacen, y han hecho de ella una militante de la Acción Católica extraordinaria.

Recuerdo, cómo ella nos aconsejaba, en repetidas ocasiones, a los más jóvenes del Grupo de Acción Católica General: "¿has rezado tu problema o angustia?", ¿te has puesto en manos del Padre?", y cómo penetraban en nuestro corazón estas palabras sabias, de quien sabía lo que estaba diciendo. Sentíamos que hablaba con autoridad, con la autoridad que da el haber vivido lo que estaba diciendo. Esa autenticidad que sólo la poseen unos pocos que han recibido una gracia especial. Como la que ella ha recibido del Espíritu del Señor.

Paqui, con su débil cuerpo, con sus muletas, pero con su potente espíritu nos sorprendió a unos cuantos, porque cuando la veíamos, y la oíamos, veíamos y oíamos al Espíritu de Dios. Porque en su debilidad residía su fuerza.

Al igual que San Francisco de Asís en el libro "Sabiduría de un pobre", de Eloi Lecrerc, en donde dice:

          El hombre no es salvado por sus obras, por muy buenas que sean. Es preciso que se haga él mismo obra de Dios. Debe hacerse más maleable y más humilde en las manos de su Creador que la arcilla en manos del alfarero. Más flexible y más paciente que el mimbre entre los dedos del que hace cestos. […] Solamente a partir de este estado de abandono y en esta confesión de pobreza, el hombre puede abrir a Dios un crédito ilimitado, confiándole la iniciativa absoluta de su existencia y de su salvación. […] El hombre no sabe más que lo que experimenta. […]

Paqui se hizo obra de Dios, Paqui se hizo barro en manos del Alfarero, Paqui se hizo flexible y paciente como el mimbre entre los Dedos Del que Hace cestos…

Gracias, Hermana y Maestra Paqui, por lo que nos estás regalando aún, desde tu cama, y delicada de salud: gestos, miradas, palabras sencillas que hacen presente al Jesucristo de los Evangelios, al Jesucristo que va subiendo por el camino de Jerusalén.

Grupo Acción Católica Tafira-Arucas. Diócesis de Canarias
Este artículo apareció en la revista de A.C.G. SIGNO.

 En la foto de debajo, Paqui es la segunda, empezando por la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario